El balbuceo de James

Dublín es una ciudad sepia, una ciudad gastada, enmohecida desde su inicio, el agua de lluvia se acumula en las grietas de las esquinas junto con el orín  de los perros callejeros. Las cosas están amontonadas pero los contornos son difusos, por esa niebla entre blanca y gris que se asienta en el aire y que la gravedad sostiene como vigas de nada. El 2 de febrero de 1882, en una casa de las orillas, donde la niebla declina hacia la bahía, nació un varón. Le dieron el nombre de James. Cuarenta años más tarde, el 2 de febrero de 1922, nació un enigma, un laberinto o la continuación de un laberinto. Nació el ULISES de James Joyce.

Homero, el poeta inspirado por la Musa y previsiblemente ciego, relató las aventuras de Ulises (Odiseo en griego),   al concluir la destrucción de Troya.

El viaje fue incesante. Un dios quiere arruinarlo, una diosa lo protége, la intriga se dibuja como una sombra y la reflexión en un mar de ambiguedad lo desvela, ¿qué es la verdad? se plantea, ¿cuál es la línea que demarca el bien y el mal?

Joyce retoma el nombre del héroe, como un espejo, como un renacimiento de esa manera antigua de poblar el mundo. Su personaje Leopold Bloom tiene algo de Odiseo y Stephen Dedalus es quizás el nuevo Telémaco, pero todos ellos intercambian máscaras con el pasado

En el Ulises del siglo XX  todo acontece en un solo día. El 16  de junio de 1904 los personajes vagan por  Dublín. Parece que un día puede ser todos los días ,  o que aquellos días de acción, duda y engaños se siguen tramando desde la antigüedad en los gestos y el pensamiento de los hombres.

Pero Joyce no repite, continúa el laberinto trazado por Homero y hace nacer nuevas palabras. Como escribe en su ¨Invocación a Joyce¨ Borges: ¨Dispersos en dispersas capitales, solitarios y muchos, jugabamos a ser el primer Adán que le dio nombre a las cosas… buscabamos las palabras de la luna, de la muerte, de la mañana¨

Las palabras de Joyce nacen de una boca con sabor agrio en la saliva, algo reseco como costra en la comisura de los labios, una náusea ilegible palpita en algún lugar. Tartamudea, escupe, lloriquea, las uñas tienen sangre de piojos reventados en camisas de niños y el fantasma del sarcasmo atraviesa el lenguage justo en el borde derruido de un castillo. Grutas desencantadas, los ojos, encuentran el paisaje de la decadencia: ¨Siempre fuimos leales a las causas perdidas- dijo el profesor – Para nosotros el triunfo es la muerte del intelecto y de la imaginación. Nunca fuimos leales a los triunfadores. Los servimos. Yo enseño el latín. Hablo la lengua de una raza, el pináculo de cuya mentalidad es la máxima: el tiempo es oro. Dominación material…¿Dónde está la espiritualidad?…Un sofá  en el Club del West End.¡ Pero los griegos! Tendría que profesar el griego¨ exclama y luego refiriéndose a romanos y a ingleses afirma: ¨El fabricante de letrinas y el fabricante de cloacas nunca serán los señores de nuestro espíritu¨.

Este es Joyce, como si escribiera ese día de 1904 cada vez que un lector recorre sus páginas. Vagamos por un nuevo lenguaje, enigmático, tramposo, extraño, subvertido, formas pintadas de bruma, hollín y recovecos movedizos. El mar a veces se ve, siempre está su rumor, eclipsa la mirada, blanco, enceguecedor, constante. Las máscaras se pasan de mano en mano. Nos invita a la ociosidad y a la pobreza, a no tener nada para ser algo.

No es tan fácil ser poeta en el siglo XX y mucho menos en el siglo XXI . En su ¨Discursos a los poetas de Hungría¨ Robert Graves dijo que existen solo tres países europeos donde en todas partes se honra y no se ridiculiza el nombre del poeta, uno de ellos es Irlanda, la tierra de Joyce.

Quizás dentro de miles de años, podría argumentar Borges, Homero y Joyce serán percibidos como una misma generación de poetas. Hay en la literatura, en la poesía, esa que no deja de albergar profundos interrogantes filosóficos, humanos, una suerte de ¨espacio fractal¨ en el  que Homero, Joyce, un payador del sur llamado Atahualpa y tantos otros siguen conversando.

Anuncios

Acerca de Laura Elizalde

Escritora. Talleres de escritura creativa individuales www.escribiendoideas.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Pensamientos y palabras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s