Siguiendo a Macbeth a través de Castoriadis y la metáfora absoluta

En el libro Figuras de los Pensable, Castoriadis dedica un capítulo a las posibilidades de creación del lenguaje, la diferencia entre la semántica expresiva de una lengua primaria como el griego que posibilita intensidades que las lenguas europeas modernas tienen que lograr de otro modo, para ello toma a Shakespeare:

Macbeth pregunta-¿Qué es ese grito que acabo de oír en el castillo?. Saton constesta- La Reina, Señor, ha muerto. Entonces la respuesta:

Ella hubiera debido morir más tarde,

habría habido un tiempo para tal palabra.

mañana y mañana y mañana

se arrastra a pasitos día a día

Hasta la última sílaba del tiempo registrado

Y todos nuestros ayeres han iluminado a idiotas

De camino hacia la muerte polvorienta.

¡Apágate, apágate, velita!

La vida es sólo una sombra que camina;

Un miserable actor que pasa su hora pavoneándose y agitándose en la escena,

Y después no se escucha

Es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia que no significa nada.

Dice Castoriadis: Un cuento contado por un idiota. La concatenación de las metáforas llega a una ruptura, que no suprime la continuidad. La continuidad consiste en que el referente es siempre el mismo, la vida. La ruptua, en que se produce un tránsito a otro nivel. La dos primeras metáforas- la sombra que camina, la vida del actor miserable que gesticula…-son por decirlo exteriores, son imágenes o comparaciones. Alguien habla desde el exterior, observa, compara enuncia. Esa exterioridad está incorporado en la textura de la metáfora: para que haya sombra es necesario que haya luz, para que haya actor es necesario que haya teatro y espectador. La irrealidad de la vida es captada por referencia a una realidad que se opone a ella y sin la cual la metáfora carecería de sentido. Pero cuando se cuenta al cuento contado por un idiota, la metáfora lo sume todo en sí misma, ya no hay oposición externa, la metáfora se  ha dilatado hasta absorber en sí misma toda la realidad. La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia y que no signifca nada y eso lo engloba a todo, a usted, a mi, al espectador, al autor, a Macbeth, al actor, a quien habla, a quien escucha, a la vida y al teatro que la representa. El espacio se cierra sobre sí mismo, agujero negro que se engulle a sí mismo. La grandeza de Shakespeare es hacer que  la tercera metáfora estalle la nada que es el todo. Es la metáfora Absoluta, como se diría en matemáticas, algebráicamente cerrada…El enunciado es una verdad elevada al cuadrado. la vida es absurda y es reforzado con que si la vida es absurda , ¿ de que sirve saberlo?, ese saber en si mismo absurdo…. Shakespeare tiene que tejer el sentido poético mediante el despliegue de la metáfora, ya no puede encontrarlo como Safo, Esquilo o Sófocles en la palabra aislada y en la polisemia indivisible de lo que la palabra puede decir.

Figuras de lo Pensable- Cornelius Castoriadis- Frónesis Cátedra Universitat de Valencia.

Anuncios

Acerca de Laura Elizalde

Escritora. Talleres de escritura creativa individuales www.escribiendoideas.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en escritores, filosofia, letras, literatura, Pensamientos y palabras y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s