M.D

marguerite_duras1La Duras es una visión hipnótica.

Es una escritora, a través de sus textos, de sus films, en el teatro, en su conversaciones y artículos periodísticos, en sus insultos, en sus prácticas políticas, hasta en su modo de vestir, con el uniforme Duras.

Hacía un largo tiempo que no la leía y lo primero que recordé fue esa frase leída en alguno de sus libros: “Qué una vez, en cierto momento, la historia había llegado hasta el amor”, no sabía en que libro, hasta que la encontré “La Vida Material, El Libro, pág 93”. Ella escribe: “no ha habido historia de amor entre la gente, sino amor… cierta noche, el amor se había mostrado como un hilillo de luz en la oscuridad. Qué una vez, en cierto momento, la historia había llegado hasta el amor”

M.D procura muchas técnicas estéticas en el cine, tratando de develar en la historia eso que no puede decirse tan solo contando una historia, se obstina siempre en llevarnos a esa profundidad sin la cual la escritura no existiría, la escritura como forma de pensamiento, de comprensión, como poesía y se niega al entretenimiento. La pareja que danza en el centro de un salón en penumbras en India Song, se miran, no hablan, el diálogo esta como voz en off en paralelo, o los fotogramas estáticos en negro por minutos solo utilizando la voz como recurso, el modo de construir el tiempo y los silencios a través del recorrido de espacios vacíos, mueve la cámara de un modo que nos instala descalzos en esas habitaciones y pasillos frente a lo desconocido y a la vez íntimo.

Lo unico que me perdería, dice, es tocar el piano, le dan miedo la soledad y el piano como ritual. En uno de los articulos periodísticos, recopilados en Outside, formula que un canto gregoriano genera un efecto físico y espiritual tan profundo, aún si no se comprende el latín, porqué ocurre se pregunta, eso mismo se puede sentir cuando uno escucha la voz en off de la misma Marguerite en el cortometraje Cesaree realizado en 1979, véanlo, aun sin comprender el francés se tiene esa misma experiencia. En todas sus creaciones persiste en despojar de todo lo accesorio a la imagen, cuanto más restrictivas son las posibilidades materiales más lo logra, porque es la mirada y hacia donde proyecta esa mirada lo que construye el relato fílmico. La suntuosidad de la palabra y de la imagen, estan allí ,en los menos suntuoso.

Es rara, violenta, clarividente, presocrática como Heráclito, como Safo, como Parménides, como Borges y Woolf, Heidegger o Rilke, no mira para otro lado, atemporal. Lee M.D de Cesarea reina de Samaría “Una mujer de hace dos mil años, es lo intolerable, es la totalidad y el resto es para la historia”

 

Anuncios
Publicado en escritores, filosofia, letras, literatura, Pensamientos y palabras | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Palabra de Borges

Entrevista última de Borges. I am that I am.

Un sustancia infinita hecha de infinitos atributos.

Publicado en escritores, filosofia, letras, literatura, Pensamientos y palabras | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Borges, la literatura una aproximación al misterio.

Y solo para averiguar quien soy he escrito este libro…

Publicado en escritores, filosofia, letras, literatura, Pensamientos y palabras | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

PALMERAS SALVAJES,

“Era después de medianoche, aunque no mucho. Lo sabía aunque no fuera más que por el viento, por el gusto y olor y sensación del viento aun aquí tras las cerradas y trancadas puertpalmeras-salvajes-william-faulkner-as y postigos. Porque aquí había nacido, en esta costa, no en esta casa sino en la otra, en la residencia de la ciudad, y había vivido aquí toda su vida, salvo los cuatro años de la escuela de medicina en la Universidad del Estado y los dos años como interno en Nueva Orleáns, donde (gordo hasta de muchacho, con gordas y blandas manos de mujer, él, que nunca debía haber sido médico, que después de unos seis años metropolitanos. miraba desde el fondo de un asombro incomunicado y provinciano a sus condiscípulos, los muchachos flacos y fanfarrones con sus delantales de brin condecorados —para él— implacable y jactanciosamente, con las infinitas caras anónimas de las enfermeras novicias, como trofeos florales) la había añorado tanto. Así se doctoró, más cerca de los últimos de la clase que de los primeros, aunque no el último, y volvió a su casa y en el año se casó con la mujer que su padre le había elegido y en cuatro años fue suya la casa que su padre había edificado y también la clientela que se había formado su padre, sin perder ni añadir un cliente, y en diez años no sólo poseía la casa de la playa donde él y su esposa pasaban sus veranos sin hijos, sino también la propiedad vecina, que alquilaba a veraneantes o a bandas de personas que hacían picnics o a pescadores.”

INICIO, PAG 1, PARRAFO 3. WILLIAM FAULKNER, PALMERAS SALVAJES

Publicado en escritores, filosofia, letras, literatura, Pensamientos y palabras | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario